A nuestros políticos también les gusta el baile

Cuando vemos a un político nos encontramos con una figura muy seria que precisamente estos lo que pretende transmitir, seriedad con el objetivo de que el votante pueda llegar a confiar en él. Sin embargo, parece que los roles ahora han cambiado y lo que intentan hacer es mostrar una postura algo más relajada de cara a los posibles votantes. Algunos de ellos hasta los hemos podido ver en una buena escuela de danza barcelona como la de la página web http://www.dancemotion.es con el objetivo de aprender nuevos pasos para acercarse a estos votantes.

Es importante recordar que todos los políticos están obligados a asistir a una enorme serie de eventos sociales precisamente para poder lucir la presencia que se espera de ellos. Además, también se deben de adaptar a lo que la ocasión puede llegar a requerir: por ejemplo, si asisten a una reunión en donde se discute de los presupuestos del Estado, tendrán que adoptar la expresión sería y comprensiva que se requiere para el momento. Por otra parte, si lo que hacen es acudir a una festividad especial, puede que llega un momento en el que tengan que bailar y no se puede negar a ello. Además, ya sabemos cómo es la prensa y como pueden sacarle punta hasta el detalle más insignificante: si un político se lanza a bailar pero no sabe cómo hacerlo, es posible que luego aparezca en todas las portadas y pueda llegar a ser la burla de los votantes (y esto podría llegar a afectar de una forma catastrófica a la situación de su partido político).

Por todas estas razones, los políticos cada vez más se apuntan a este tipo de actividades: debido a la enorme competencia que existe, deben de estar preparados para cualquier tipo de eventualidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *